jueves, 26 de marzo de 2009

It feels like rain

Can you feel the rain and smell how dust getting wet
How you feel the rain
How you feel that precious moment

Can you feel the rain in a hotest day,
Can you see the rays of sunligth crossing drops

Baby can you feel it,
Can you feel it

In the sticky heat, the clouds roll in across the sky
And the wind howls out your name
I feel you, I smell you, I miss you

miércoles, 25 de marzo de 2009

El tiempo es relativo

Mi propósito es reflexionar sobre ese material escaso, intangible, no renovable y caprichoso que llamamos tiempo, canciones, poemas, oráculos, mitos y cuentos nos hablan del tiempo, celebres científicos y filósofos hicieron su aportación al respecto, legándonos como prueba palpable de su inspiración, calendarios gregorianos, despertadores, cronómetros, agendas electrónicas y la paradigmática frase: “El tiempo es oro”. Como elemento intangible que es, el tiempo no se gana ni se pierde, sino todo lo contrario, paradójicamente, el tiempo es relativo.

Albert Einstein ya había demostrado que la realidad temporal es relativa a cada objeto del universo, y que el tiempo es una “materia” inseparable del espacio; de tal forma que si físicamente es “materia”, entonces ésta no se crea ni se destruye, únicamente se transforma, según una de las principales leyes de la física.

Otra teoría interesante menciona que el "Tiempo es invención o es nada", esto lo afirma Henri Bergson. El tiempo es creador sutil e inventivo, en cada instante se trama y hace aparición lo nuevo, lo fresco, lo inesperado. Nunca sucede lo mismo, razona Bergson, porque la segunda vez que sucede algo es diferente de la primera sólo porque eso que pasó se está repitiendo. Las cosas todas, animadas o inanimadas, no son, sino están siendo, en proceso siempre, traspasadas de tiempo.

Por otra parte, la mecánica trata el tiempo de un modo matemático, espacialmente, como un receptáculo vacío y homogéneo que forma una línea; éste no es el tiempo real, pura duración que se capta en la experiencia interna. La mecánica no comprende el tiempo, pues lo concibe según el modo de ser del espacio; además hace imposible el movimiento, pues lo divide en unidades cuya entidad es completa en sí misma. Esto lo podemos ejemplificar claramente en un reloj.

Si hablamos de la conciencia, el tiempo no es así, su rasgo básico es la duración: el yo que vive el presente con el recuerdo del pasado y la anticipación del futuro, que sólo existen en la conciencia que los unifica. Los instantes valen de diferente modo, un momento penetra en otro y queda ligado a él. Es inútil ir a la búsqueda del tiempo perdido: no hay reversibilidad del tiempo. El tiempo es nuevo a cada instante, la conciencia es un tiempo que se relaja o dura: libertad... así que de uno depende el significado que se de al tiempo, elegir lo fugaz o lo permanente.

Pobres de nosotros, siempre estamos en una lucha constante por tratar de extender el tiempo, al tiempo no lo podemos administrar, más bien nosotros tenemos que administrarnos en relación al tiempo, antagónicamente a lo anterior también queremos acortarlo, siempre estamos en la búsqueda de hacer algo en el menor tiempo posible, o peor aún si pasamos un mal rato quisiéramos que este se pasara tan rápido como fuese posible, tan valioso es uno como el otro, por ejemplo para un atleta olímpico acortar el tiempo, incluso a fracciones de milésimas de segundo, representa romper un nuevo record y ganar una medalla de oro, para el enamorado, estar con el ser que ama quisiera que el tiempo fuese perenne, el valor se lo da uno mismo, para un atleta ganar una medalla de oro a obtener una medalla de bronce no es lo mismo si la diferencia en tiempo es de una milésima de segundo, por tanto afirmo: el tiempo es relativo.

El tiempo vuela
El tiempo no espera
Lo que todos queremos es más tiempo
Tiempo para andar
Tiempo para madurar
Tiempo para olvidar
Tiempo...detente muchos años

¿Cómo es tu relación con el tiempo?

video

martes, 24 de marzo de 2009

El Castillo

No sé si a mitad o al final de la calzada de terrecería se divisa un castillo, resguardado por altos y delgados pinos que se yerguen majestuosos por todo el frente y costado de tan imponente construcción, el alcázar es beige con una bola o cúpula en lo alto del techo doble agua que cae inclinado por ambos lados, bardeado de rocas basálticas sobrepuestas haciendo las veces de muralla. Al entrar a tan extenso predio, se es recibido por insistentes ladridos como tratando de ahuyentar o tal vez investigar quien se atrevió a traspasar la puerta, es Nerón el bravío guardián y su compañero Manchas, que atemorizan e intimidan a los visitantes, en ese instante solo se presiente el momento en que se lanzaran sobre de uno, calmados los ánimos y después de dos o tres olfateadas en los pies, los briosos guardianes se alejan. Dentro de la finca se encuentra un huerto con medianos árboles sin hojas que en la temporada de invierno se tornan grises, opacos y pelones. Campantes rondan por ahí dos que tres patitos, todos lodosos por cierto, en el frente se encuentra el corral de los borregos, los hay de todos tamaños, los cara blanca y los cara prieta, así identificados por su noble pastor, imposible contarlos pues se mueven de un lado a otro, yo solo imaginando el fabuloso festín del que pueden ser objeto. Otros animales que se pasean por todo lo largo del terreno son las infaltables gallinas y con éstas, disputándolas un par de gallos, también hay guajolotes o güilos que no sospechan que al crecer pueden deleitar tremendo caldo acompañado por tremendo mole. Así pues, entre tendederos de ropa y charcos de agua, nos adentramos en el castillo y sus hospitalarios habitantes...

miércoles, 18 de marzo de 2009

Travesía de reflejos

I
Con solo navegar en una nueva dirección, tu bien podrías llegar hasta el fin del mundo.

Has escogido a tu capitán entusiasta de los descubrimientos y los retos, con suficiente fuerza para realizarlos, sin importar que naves quedaran dispensadas de algún otro servicio más urgente que descubrir una nueva forma de vida.

Enumero las más plausibles conjeturas sobre la travesía por lo desconocido, suposiciones de doradas costas e historias sobre monstruos para ser asimiladas como instrucciones simples en situaciones probables o improbables.

Con todo esto ya resuelto y hecho, te lanzaste con tu tripulación una hermosa mañana, el mejor clima que ha tenido el año, despejándose los cielos y calmándose las furias oceánicas subyugadas por la iluminación de primavera; con tiempo para ir embelesados, navegando por las aguas sin nombre de este mundo.

Transcurrido un tiempo en altamar, fue alzado mar adentro con una sombra, un dedo al viento indicando el rumbo a tomar, en ánimos pacientes de desembarcar con bien sobre las blancas arenas y los claros fondos de alguna bahía.

El ojo explora por su propia cuenta, tratando de vislumbrar una costa que visitar, tras un largo tiempo en la inmensidad del mar se ha divisado tierra, impaciente la tripulación por descansar se dirigen con gran velocidad hacia la playa, esperando encontrar el refugio que los ha de llevar a una calma total.

Ya en tierra de nuevo, todo se torna en algarabía, la tripulación salta desesperada por satisfacer, contradictoriamente, sus ansias de aventura, todo a su alrededor es un paraíso, han llegado a Miramar, una pequeña y pintoresca villa guarecida por imponentes murallas, que en tiempos pasados la resguardaban de las agresiones de los piratas. En el malecón una multitud les aguarda un tanto vacilante, pues hacía mucho tiempo que ningún barco tocaba sus aguas, no obstante la timidez, su recibimiento fue hospitalario.

Entró el capitán con su tripulación por la puerta de mar, entrada y salida obligada de la ciudad para aquellos que se valían de la navegación y que sugería el único medio para comunicarse con el resto del mundo, absortos todos por los magníficos baluartes apostados a lo largo, construidos en cantera y sascab, ya dentro, la traza de las calles es casi perfecta, tomando como referencia la gran plaza cubierta de arboles, sus calles empedradas armonizan la tranquilidad del lugar, llama la atención las edificaciones caracterizadas por techos altos, balcones con herrería y majestuosos arcos interiores, pintadas de gran variedad de colores, contrastando unas con otras, las hay de un azul pastel a un amarillo ocre, seguido por verde esmeralda, terminando en un blanco con naranja y así sucesivamente.

lunes, 9 de marzo de 2009

Soul Provider

Walk in silence a tear drops and slide over my face
So sad to be a soul provider...
Am I guilty, I don´t think so!! maybe I'm confuse
If I could reach the power to reverse the time, nothing would be happen.
Again the tears blind my sight, my way, my life.
I wanna be your soul provider
I wanna stay that way for the longest time
I wanna be, your soul provider
Again I wanna be, the light of your life.